Inicio Mi Arte Conóceme

Temas

Últimos mensajes

 

Chois Posada Arte - Propósito

Sueño con hacer junto contigo un espacio donde el arte pueda deleitarnos a todos, donde artistas y espectadores nos unamos en un apasionante recorrido a través de la historia del arte, de su evolución, de infinidad de corrientes y movimientos, de la vida y la obra de innumerables exponentes del pasado y el presente.

Acompáñame a crear, a través de este blog, una comunidad de intensa comunicacion. Yo propongo temas y los interpreto desde mi perspectiva, desde mis vivencias y mis preferencias, pero quiero que tú des a conocer tu opinión, tu análisis, tu crítica.

Este espacio es tuyo y es mío, este espacio es del arte.

La Última Cena de Leonardo

Siempre había soñado con ver La Última Cena de Leonardo.

Antes de iniciar mi viaje a Milán leí dos libros sobre La Última Cena de Da Vinci para informarme y poder apreciar una de las obras que mas me ilusionaba ver. Después de estudiar tanto me di cuenta que hay varias versiones y mucha controversia entorno a la obra y su estado actual. Incluso me sorprendió una reseña que opinaba que la obra no valía la pena pues estaba en un estado de total deterioro. Hoy en día se habla mucho sobre el estado actual de dicha obra, su inminente desaparición y los trabajos de conservación y restauración que la abruman constantemente, pero a mi la obra me captivo en un instante y la considero el gran logro de Leonardo Da Vinci.

La obra ha sufrido a lo largo de la historia varios estragos y daños que en verdad son irreparables. Entre los que destacan: los bombardeos de la guerra, la ocupación Napoleónica donde el cenáculo se usó como establo y contenedor de pólvora, además de varias inundaciones y años donde la obra se mantuvo al intemperie.

La obra también ha sufrido por su posicionamiento donde comparte pared con la estufa de la cocina y esto ocasionaba constantes cambios de temperatura y por ende pérdidas en la pigmentación y deterioro de la superficie pictórica. Pese a esta lista de situaciones a las que la obra maestra de Leonardo se vio expuesta su mayor riesgo fue generado por el propio Da Vinci. Da Vinci, como buen genio estaba obsesionado con la perfección y esto lo llevo a experimentar constantemente. Su técnica experimental no se adhería a los principios de la pintura al fresco e incluso en su época ya se veía que el muro empezaba a rechazar la pigmentación de Da Vinci.

Después de leer tanto la verdad no tenia expectativas muy altas, me sentía un poco decepcionada por tanta controversia entorno a la pintura actual, y a las previas restauraciones que se han tenido que llevar a cabo con tal de preservar la obra. Llegue a las 3.30 de la tarde al cenáculo por que mi visita empezaba a las 4 y en mi cabeza lo único que tenia presenta era un capítulo de mis libros el cual decía que mas del 70% de lo que pinto Leonardo ya no exista.

Sin embargo y a pesar de mi desesperanza la obra fue sin duda una asombrosa sorpresa. Es una experiencia espectacular; no logro entender de donde viene su esencia, de donde viene ese poder de captivar, de donde surge el sentimiento y emoción que estoy segura captivan a cualquiera. Creo que lo solemne, conmovedor y vivificante de Da Vinci es una combinación de su talento único y minucioso, junto con el genio y el aura que se ha creado alrededor de su nombre como uno de los grandes maestros Renacentistas.

La obra desde que entre me acaparo totalmente; la tenue luz te envuelve y te atrae hacia la obra. En cuanto me situé a unos metros de distancia enfrente a la obra; el cristo posicionado en el centro se vuelve un punto de serenidad al que no podía quitarle la vista. En mi experiencia ese cristo de cara compasivo, característica que Da Vinci transmite con rasgos sutiles, se convierte en un todo; y el resto de los apóstoles se esfuma, siendo al final de los quince minutos que uno tiene donde me percate de los demás y el resto de la composición. Da Vinci se entusiasmaba, conocía y estudiaba como ningún otro de su época el cuerpo, la anatomía y la emoción humana. Esta pasión e interés son visibles en la imperturbabilidad del cristo y en las distintas reacciones y gestos de sus apóstoles; recordándole al espectador de la humanidad de estos personajes.

El fresco es espectacular transmite sosiego y paz, dejando ver un talento único; el de Leonardo. Visitar el cenáculo y la experiencia de la Última Cena es sin lugar a duda imperdible. Se afloran la emociones y los sentidos al estar enfrente a una obra maestra con tal técnica y fuerza que ni el paso del tiempo y el gran deterioro la priva de su esencia. Es teatral y a la vez sencilla, complicada, pensada, grandiosa e impresionante. Desde mi perspectiva es una de las obras que mas vale la pena ver pues te deja totalmente atónito; y al final de cuentas yo creo que el poder de asombro que una obra es capaz de transmitir es donde reside la dicha de admirar y deleitarse con el arte.

En 1975 la pintura esta en un estado bastante deteriorado.

Hoy en día la pintura se ve así

Esta obra fue pintada en base al original de Leonardo por Giampetrino en 1520. Nos permite ver todo lo que se ha perdido.

 


 


Copyright © 2011-2017   Chois Posada Arte